Los lectores de tabletas prefieren aplicaciones nativas frente a versiones web.